miércoles, 14 de diciembre de 2011

Once pompas de jabón en evolución



Yo conmigo
Él consigo
Tú contigo
Tú con él
Él contigo
Yo con él
Él conmigo
Yo contigo
Tú conmigo
Yo con vosotros
Vosotros conmigo

miércoles, 30 de noviembre de 2011

MORDIDA



Una muela rota.
Un dentista afanado en la reconstrucción de la pieza.

-Hay que pulir la de arriba
-¿Porqué?
-Por que en esa tendencia natural por recuperar el equilibrio a descendido.
-Pero, si está sana.¡No es justo!
-¿justo?...es como la sociedad, las acciones de uno repercuten a otros.
Cuando falta una, las de los lados se caen y el antagonista crece.

El equilibrio es inestable, por eso es importante no perder ninguna pieza.

lunes, 24 de enero de 2011

-INSURRECCIÓN EXPRESS-




Exploro territorios vírgenes de mi ser.

Corté mi cabellera, desprendiéndome con el acto de esas rutas viciadas de pensamiento negativo, de ese patrón recurrente de la búsqueda de lo que falta, de la posibilidad de lo nefasto, de esa actitud constante de infeliz creyendo ataques,mal tomada suspicaz en guardia, aguardando el golpe.

Abandoné :
hablar de la tragedia, por hacer comedia;
reprimir mi excentricidad por vivir en mi libertad;
tratar de agradar por tratarme de amar;
pensar más en los demás por dedicarme más pensar;
las esperas desesperantes y las expectativas por el movimiento y las iniciativas;
la pared por el horizonte;
la muerte en vida por vivir la vida hasta la muerte;
el temor por el amor;
las formas por mi forma;
la negación por la aceptación...

Desde entonces, vivo sumergida en la entrega y la confianza porque de mi psiquis es la ruta sin transitar.

El amplificado eco de mi saboteador sigue soterrado emitiendo ondas, reverberadas por mi ser, manifiestas en mi cuerpo casa...Voy ganándole espacio, voy aprendiendo a sortearle como un obstáculo,pero las exposiciones a carreteras nuevas abren las compuertas a la inseguridad...y en la desconfianza hacia el otro (que es la duda hacía mi misma) se resquebraja mi poder personal.

Este viaje infinito de restauración de mi salud, es un camino a oscuras guiada por una diminuta luz.A días lo siento mi camino hacía la tumba, a días habito mi ataúd, el resto de los días me arrastró hacia mi centro- casa, mi luz.
Tal vez ese anhelado estado solo quedé reflejado en el breve epitafio de mi urna: "Yo ya me curé", como aquel canto mantra que canté y dancé con los indios alrededor del fuego en su chamánico rito lunático.

Rompí a llorar como una presa cuando ví aquellas fotos, bailando estirada y en pie.

El Sol y la Luna frente a frente camino del epicentro del país.El atrevimiento forjado en la duda de tres largos años y la masticación lenta de aquella planta gustosa.La fé sin fisuras en aquel viaje, el placer inusitado de sus sonidos y sus sabores, el baile infatigable, el encuentro y hermanamiento profundo con mi hermana diosa y el descubrimiento de mi diosa interior.Los fogonazos de imagenes del camino a recorrer tras mi pregunta inicial:
Ya sé lo que puedo perder si lo consigo... y estoy dispuesta-afirmé.
¿Qué puedo hacer para curarme?

Quizá tenga razón Lau, y yo ya me curé.
Quizá tenga razón Einstein y el tiempo es un mero invento para que no ocurra todo a la vez.

Pero en este año y medio, sigue cohabitando en mi el reducto del miedo, la falta de voluntad yoguica,la dañina exclavitud de fumar y un vientre anhelante de ser cargado por desconfianza electa selección yermo.
A la par, me he ido desprendiendo de proporciones de posesión demoniaca de los afectos, de la comparación con el resto, de la víctima, del culpable, del verdugo y del siniestro.

A ratos canto,
a ratos veo,
a ratos oigo,
a ratos huelo,
a ratos bailo,
a ratos me muestro,
a ratos me atrevo,
a ratos me juzgo,
a ratos me libero,
a ratos me siento y camino con arte hacia el arte bueno,
a ratos me confundo, a ratos acierto,
a ratos gozo, a ratos padezco,
a ratos extraño, a ratos me encuentro,
a ratos me caigo, a ratos vuelo,
a ratos soy amor, a ratos soy miedo.

Y acortando la distancia entre rato y rato,
me veo, te veo,
vuelvo y vuelo.





Siempre mía...