miércoles, 27 de octubre de 2010

Ex demente dependiente



Rutas dos: la de la mente y la demente.

Salto de una a otra cada vez que vas a venir y no vienes,
cada pequeño detalle en el que tu compañía es mejor que la mía para tí.

Paro la mente demente, como puedo, me observo a lo lejos
- una extraordinaria oportunidad de crecimiento- me repito.

Se desata la dependiente demente, en mi cerebro, despetalando la margarita.
Una tortura encarnando al inquisidor y al verdugo.

¿Lograré mantener el equilibrio independientemente de la atención que me prestes?

1 comentario:

  1. Es DIFÁCIL mantener el equilibrio.

    Es bajarse de la noria.

    Es observar desde fuera como las vueltas se repiten interminablemente.

    Es pasear entre las atracciones de la feria, sabiendo que no somos parte de ellas.

    Sabiendo que podemos subirnos a cada una y dar las vueltas que queramos...

    o bajarnos en mitad de cada vuelta cuando nos damos cuenta que son solo vueltas.. de noria cansina.

    También podemos aprender de todo.

    Y reconocer que todo es aprovechable.

    Y es bueno agradecer siempre.

    DAR GRACIAS POR TODO

    En cada momento y ocasión

    ResponderEliminar